Pachamia | Huerto de la Salud / Clínica Buchinger Wilhelmi
1859
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-1859,eltd-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,borderland-ver-1.5.2, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,fade_push_text_right,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

Huerto de la Salud / Clínica Buchinger Wilhelmi

Buchinger Wilhelmi, la clínica de ayuno terapéutico y medicina integrativa, apuesta por la salud y el bienestar. Cuenta con un programa multidisciplinar tan amplio como variado y combina cosas tan diferentes como la medicina científica moderna de Occidente y la milenaria medicina naturista de Extremo Oriente, la meditación y el entrenamiento cardiovascular, la filosofía y Pilates. El punto de coincidencia se encuentra en la convicción de que todas las personas aspiran a un desarrollo saludable y están capacitadas, en general, para ello.

En este contexto y tras mas de 40 años de experiencia, Buchinger Wihelmi apuesta por contar en sus instalaciones con 3 huertos, llamados el “Huerto de la Salud” diseñados y gestionados por Pachamia, para producir verduras de estación, saludables y ecológicas para ser consumida en la clínica. Asimismo cuenta con un invernadero para la producción de plantas aromáticas y medicinales.

Ademas del autoabastecimiento y de la calidad de sus verduras, la clínica intenta reducir la “huella ecológica” de los productos que se consumen, disminuyendo el gasto de energía y la consiguiente emisión de CO2 a la atmósfera derivados del largo transporte en barco, avión o camión. Hay muchos movimientos de esta índole en Europa como “Local Foods” en Inglaterra o «Slow Food» que nació en Italia y ya esta en todo el mundo.

Alguna de las ventajas del esta práctica:

  • Los productos son más frescos, saludables y sabrosos.
  • También son más sanos, al transcurrir menos tiempo entre el momento en el que son recogidos y cocinados.
  • Se respetan las estaciones de año y los ciclos naturales de crecimiento.
  • Se genera empleo local.
  • Se evitan problemas derivados del transporte, tanto las emisiones de CO2 como las enfermedades que surgen de este tráfico internacional.

Sin maquinas solo con las manos y el cariño de nuestros expertos hortelanos, dos personas diariamente cuidan y cultivan las verduras que después de un proceso natural, son consumidas en la clínica, disfrutar del mejor sabor y propiedades del producto de estación.